En la mayoría de los países, los bancos centrales bajaron
las tasas de interés y proporcionaron liquidez,
especialmente a la banca, reduciendo los requisitos
de reserva o liquidez y a través de repos (acuerdos
de recompra) o programas de compra de bonos. La
mayoría de los bancos centrales tienen restricciones
en cuanto a los tipos de activos que pueden adquirir,
pero algunos países están modificando los estatutos
de dichos bancos para otorgar mayor flexibilidad a la
compra de valores públicos y privados (no financieros)
en los mercados primarios (en lugar de los secundarios).
Sin embargo, experiencias pasadas indican que
pueden existir peligros latentes en este ámbito. Es fundamental
mantener la independencia y la credibilidad
de los bancos centrales.

You May Also Like