El problema, claro está, es que la mayoría de los gestores saben muy poco sobre la neurociencia. Y lo que es peor, no es fácil encontrar una fuente de información que ayude a determinar qué servicios beneficiarían a una empresa y cuáles no, en parte porque las empresas de neuromarketing tienen pocos incentivos para someter sus técnicas patentadas al escrutinio público. ¿Qué se supone entonces que haga un gestor de empresa?

You May Also Like